Avances en el estudio de la Brucelosis en Venezuela

La brucelosis en Venezuela continúa siendo un importante problema tanto de salud pública como animal. El biogrupo más importante en el país es Brucella abortus biovar 1, que se ha identificado como causante de la enfermedad en bovinos, caracterizado en esta especie por producir abortos durante el último tercio de la gestación, infertilidad en hembras, nacimiento de crías débiles y orquitis en toros, siendo transmisible a humanos ocupacionalmente expuestos (Vargas, 2002).

Situación actual

En el año 2003 entró en vigencia una nueva resolución (Gaceta oficial 37773, 2003), que cambió la prueba de diagnóstico oficial de campo de Aglutinación en Placa por la prueba de Rosa de Bengala. A partir de ese año (2003), cuando se pone en  la nueva resolución, se produce un incremento importante en el número de serodiagnósticos realizados en Venezuela, llegando a quintuplicar el número de diagnósticos que se venían realizando habitualmente en años anteriores, lo que produjo a su vez un incremento en el índice de positividad que pasó de 0.7% en 1999 a 1.5% en 2006 para luego disminuir en los últimos años.

A partir del año 2003, con la resolución del uso de la prueba Rosa de Bengala, se quintuplicó el número de serodiagnósticos para Brucelosis realizados en Venezuela. 

En el año 2007, el laboratorio de bacteriología del Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (INIA, CENIAP) reportó un incremento en 2006 del 64% por finca y del 108% por animal, así como un incremento en el número de fincas y animales reaccionantes positivos a las pruebas de diagnóstico de brucelosis de 46.6% y 45.1% respectivamente, en relación al año anterior 2005. Los Estados que presentaron porcentajes de positividad mayor al 20% de un total de 4.342 sueros bovinos enviados al laboratorio en el 2006, fueron: Apure, Aragua, Barinas, Carabobo, Cojedes, Guárico, Monagas y Yaracuy (Plaza y col., 2006).

Diagnóstico

En Venezuela a partir del año 2003, se ha utilizado la prueba de Rosa de  Bengala como como prueba oficial de campo por su facilidad de realización y bajo costo. Sin embargo, esta prueba puede tener una sensibilidad baja del 74% en ciertas condiciones por lo que un porcentaje importante de animales positivos pueden quedar en los rebaños (Nielsen, 2002). Por lo tanto, para poder expedir los certificados de “finca libre de brucelosis”, como lo establece la normativa vigente (Resolución 37773, 2003), sería necesario hacer un muestreo a todo el rebaño con una prueba de mayor sensibilidad como el ELISA competitivo (Sensibilidad 97.5-100%) o Fluorescencia Polarizada (99.0-99.3%) (Nielsen, 2002). La prueba de ELISA indirecto (Sensibilidad 92.5-100%), también podría ser útil como prueba tamiz para bovinos, porque tiene un costo menor que el ELISA competitivo pero requiere hacer una confirmación de los positivos puesto que la prueba no discrimina los anticuerpos vacunales causados por cepa 19 de los anticuerpos infecciosos.

La prueba de ELISA ha sido ampliamente usada en el diagnóstico de brucelosis en Venezuela: En el Estado Zulia, se realizó un trabajo de prevalencia con ELISA competitivo, encontrándose una positividad del 20.3% por rebaños y 9.1 % por animal, mientras que las pruebas de aglutinación (rápida en placa) detectaron un 3.3% de positividad por animal (DePool y coll., 2004). También en el Estado Zulia, mediante la prueba ELISA indirecto en bovinos, se obtuvo una tasa media de positividad de 10,5 % que fue superior a la prueba de Fijación de complemento (8,5%) y Rosa de Bengala (5 %) (Rivera y col., 1995).

En el Estado Lara, algunos estudios muestran un 6.4 % de positividad a ELISA competitivo en vacas lecheras, comparado con un 0.51% de reactores a Rosa de Bengala en base a una muestra de 13.350 animales (Maldonado, 2010). La prueba de ELISA competitivo ha sido también usada en pequeños rumiantes en fincas de ganadería intensiva en el Estado Lara, encontrándose un 17 % de positividad en cabras y 19% en ovejas, siendo todas ellas no reaccionantes a la prueba de card test (Chirinos y Vargas, 2009).

Estos resultados contrastan con los obtenidos también en pequeños rumiantes en el Estado Lara con pruebas de aglutinación (rápida en placa, lenta en tubo y 2-Mercaptoetanol) en los que resultaron reaccionantes 2.69% de los caprinos y 2.17% de los ovinos (Javit y col., 2009).

El uso de pruebas de diagnóstico para vigilancia epidemiológica en mataderos y receptorías de leche, ha sido aplicado en el país como lo establece la resolución vigente. La prueba de ELISA indirecto en muestreos serológicos aleatorios en toros de carne que van a matadero no tienen problemas de interferencia con cepa 19 porque estos animales no son vacunados, detectando un 6.2% de animales positivos (Garrido y Vargas, 2010).

La prueba de ELISA indirecto en muestreos serológicos aleatorios en toros de carne que van a matadero no tienen problemas de interferencia con cepa 19 porque estos animales no son vacunados.

También se ha usado la prueba de ELISA indirecto en muestras de leche, comparado con la prueba del anillo en leche (PAL) como vigilancia epidemiológica en receptorías en el Estado Zulia, encontrándose un porcentaje de positividad de rebaño del 11.4% a la PAL, comparado con 27.2% a ELISA-i (Sánchez et al., 2009) y en el Estado Lara donde se ha detectado un 27.2% de rebaños reactores a PAL comparado con 13.4% a ELISA-i (Maldonado y col., 2010).

En humanos, se han realizado algunos estudios de persona expuesto a riesgo a nivel de sala de matanza en Barinas, encontrándose hasta un 19% de positividad en pruebas de aglutinación, comparado con un 18% de positividad en bovinos (hembras y machos) en la misma sala de matanza (Josic y Mosquera, 2006). La prueba de ELISA ha sido empleada para el diagnóstico de brucelosis en humanos expuestos a riesgo y con la presencia de signos clínicos compatibles con la enfermedad (Vásquez y col., 1999). En relación a la prueba de Fluorescencia Polarizada, estudios de validación de la prueba realizados en el país demuestran que esta prueba ofrece la posibilidad de ser usada como prueba tamiz sin necesidad de confirmación, debido a su alta sensibilidad y especificidad, su sencillez, rapidez y confiabilidad de los resultados, siendo incluso superior a los ELISA (competitivo e indirecto) y muy superior a la prueba oficial actual de campo Rosa de Bengala (Sánchez  y col., 2008).

Estudios en humanos expuestos y/o a riesgo en sala de matanza en Barinas, indican igual porcentaje  de positividad en pruebas de aglutinación que en bovinos (hembras y machos) en la misma sala de matanza 

El examen bacteriológico sigue siendo una herramienta fundamental en el diagnóstico de la brucelosis ya que el aislamiento de la bacteria es conclusivo, a pesar de la lentitud y complejidad de las técnicas. Sin embargo los laboratorios del INIA en Maracay, el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rángel en Caracas y el laboratorio de zoonosis de la Facultad de Farmacia de la ULA en Mérida, han tenido experiencias exitosas en el aislamiento y diagnóstico bacteriológico de Brucella, tanto en muestras de animales como de humanos (Lugo y col., 2010) (Candelo, 2004) (Pinto y col., 2008), los cuales a su vez, junto con otros centros de investigación y universidades, trabajan en proyectos de diagnóstico molecular por PCR para esta patología.

Vacunación antibrucélica

Hasta el año 1999, en el país solo se aplicaba la vacuna cepa 19 a becerras hembras de tres a ocho meses de edad. A partir de ese año, se aprobó la aplicación en el país de una nueva vacuna, la cepa RB51, que ha sido probada en hembras bovinas con excelentes resultados en la protección contra la infección y sin interferencia de anticuerpos con las pruebas convencionales de diagnóstico.

Desde esta fecha se ha incrementado vertiginosamente el número de dosis de vacuna antibruicélica aplicada en el país, en especial de cepa RB51, lo que ha permitido sin duda ofrecer una mayor protección a los rebaños y controlar la enfermedad (Vargas, 2002). La eficiencia de la cepa RB51 ha sido estudiada en Venezuela en varios trabajos de investigación: Se ha demostrado en el país que la cepa RB51 ofrece un 100 % de la protección contra la infección y aborto en bovinos (Lord y col., 1998). Así mismo, aunque la cepa RB51 no ha sido aprobada para su uso en toros en el país, un trabajo de investigación llevado a cabo por el autor (Vargas. y col., 2001) demostró la seguridad de la vacunación de machos con cepa RB51 en una muestra estadísticamente significativa (20 toros adultos de tres años de edad), a los que aplicando una dosis completa de vacuna, no se evidenciaban efectos adversos en el órgano testicular ni en la calidad seminal; además no se demostró excreción de la cepa a través del semen, no indujo anticuerpos detectables en pruebas serológicas,  pero si una buena respuesta celular protectiva. El uso de la vacuna RB51 en vacas adultas en zonas de alta prevalencia de brucelosis en el país, junto con el sacrificio sistemático de reactores positivos a las pruebas de diagnóstico serológico, ha tenido un impacto extraordinario en la disminución de la prevalencia de la enfermedad en muchos rebaños del país.

Resumen Trabajo presentado en el VII Congreso de Ciencias Veterinarias. II Congreso AVECAL. Maracay, 2011

Por: Vargas, Francisco

Departamento de Medicina y Cirugía. Decanato de Ciencias Veterinarias Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA). Tarabana, Estado Lara 3023, Venezuela.

 Email: vargasfrancisco@hotmail.com